Por Nacho Palou — 27 de Noviembre de 2016

El piloto Laurens Vanthoor gana el gran premio de Macau, del campeonato mundial de turismos, recorriendo los últimos metros son el coche patas arriba, deslizándose sobre el techo de su Audi R8 LMS — en una escena que bien podría estar sacada de un videojuego.

No es que Vanthoor cruzase la línea de meta sobre el techo de su coche, sino que el accidente puso fin a la carrera convirtiendo la vuelta anterior en la última, vuelta que lideraba Vanthoor. El piloto salió del vehículo por su propio pie y subió al podio — tal y como cuentan en This Is How You Win A Race Sliding Upside Down.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear