Por @Alvy — 4 de Julio de 2016

Es laborioso pero te hace unos huevos pasados por agua y unas tostadas estupendas, por no hablar de lo bien que deja el té y el café.

El buen hombre que ha creado este invento loco se ha pasado 1.000 horas afinando su funcionamiento. ¡Auténtico mérito británico!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear