Por @Alvy — 12 de Agosto de 2015

En la empresa municipal de gestión del agua de Las Vírgenes, California (EE UU) utilizan este curioso método para conservar agua y mejorar su calidad: arrojar miles de pelotas de plástico negras que sirven para (1) evitar la evaporación y (2) la contaminación y reacciones químicas debidas al polvo, las algas, los que o los residuos de los incendios.

En algunos otros sitios han arrojado hasta 96 millones de esferas de plástico para proteger todo ese agua simplemente bloqueando los rayos solares.

La pregunta del millón que se hace mucha gente es por qué las pelotas son negras en vez de blancas (que se supone «absorberían menos luz o calor»). La respuesta puede estar en el hecho de que lo que se trata de reflejar con esta acción son las radiaciones ultravioletas; los materiales plásticos negros son más convenientes para ello.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear