Por Nacho Palou — 20 de Enero de 2015

Miles y miles de bolas de plástico que luego alguien tendrá que recoger.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear