Por @Alvy — 10 de Marzo de 2016

Viendo este vídeo al menos ya no será necesario para nadie repetir el experimento: fundir sal para luego arrojarla cuidadosamente sobre un tanque lleno de agua. Lo hizo nuestro admirado Backyard Scientist y lo interesante (el ¡boom!) puede verse a partir de 02:00. También a cámara lenta.

Según parece la sal tiene un punto de fusión de unos 800° C y el propio choque de temperaturas es suficiente para causar el curioso y explosivo efecto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear