Por @Alvy — 5 de Julio de 2017

Estas curiosas imágenes son de un enorme barco de dragado que fue arrastrado por el desbordamiento de un río y acabó empotrado en los diques de uno de los puentes de la zona de Guangxi, en China.

Según cuentan los ocupantes lograron huir a tiempo del pequeño desastre, pero el espectáculo resultante es de lo más peculiar: como se han ido acumulando más y más piedras y materiales ahora parece una especie de máquina ubicada ex profeso en ese lugar, integrándose a la perfección con el entorno, como si hubiera sido construida bajo los pilares del puente.

Quizá hemos asistiendo sin saberlo a la invención del puente dragador, quién sabe. El final de la historia es que llegaron tres remolcadoras y se llevaron al huidizo barco de allí.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear