Por @Alvy — 11 de Julio de 2017

Los peces dentro de una pecera que está dentro de otra pecera más grande no se dan cuenta de que simplemente podrían nadar hacia arriba y salir de allí para estirar un poco las aletas.

Quien grabó el vídeo dice que se pasaron así 15 minutos y no terminaron de salir de la pecera pequeña.

¿Qué nos enseña esto? Ni idea, aparte de que los peces muy inteligentes no parecen – cosa que ya sabíamos. Si duda habrá quien estaría encantado de hacer algún tipo de paralelismo filosófico con la situación y los seres humanos, «frases de Twitter con foto» incluidas. Pero nada más lejos de nuestra intención. Son simplemente eso: peces dentro de una pecera dentro de otra pecera.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 11 de Julio de 2017

El espectáculo de luz y de color en los cables eléctricos comenzó después de que un coche chocara contra un poste eléctrico en Ontario, Canadá.

Mil Rayos

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 10 de Julio de 2017

Simone Giertz adapta la última tendencia tecnológica, los wearables a un colchón para practicar la probada técnica reparadora de las siestas y cabezadas en cualquier momento y en cualquier lugar. Mucho mejor que cualquier smartwatch.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Julio de 2017

Como ir a Disneyland sale por un pico y además los pequeñajos no pueden montar en las más salvajes montañas rusas el protagonista del vídeo encontró una solución ideal y sin salir de casa. +1 al hackeo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Julio de 2017

Estas curiosas imágenes son de un enorme barco de dragado que fue arrastrado por el desbordamiento de un río y acabó empotrado en los diques de uno de los puentes de la zona de Guangxi, en China.

Según cuentan los ocupantes lograron huir a tiempo del pequeño desastre, pero el espectáculo resultante es de lo más peculiar: como se han ido acumulando más y más piedras y materiales ahora parece una especie de máquina ubicada ex profeso en ese lugar, integrándose a la perfección con el entorno, como si hubiera sido construida bajo los pilares del puente.

Quizá hemos asistiendo sin saberlo a la invención del puente dragador, quién sabe. El final de la historia es que llegaron tres remolcadoras y se llevaron al huidizo barco de allí.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear