Por Nacho Palou — 8 de Mayo de 2017

El vendedor asegura que el Suzuki Vitara de 1996 está en perfecto estado, pero después de ver el vídeo cuesta creerlo. Como poco el viaje a la Luna le añadió 700.000 kilómetros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 8 de Mayo de 2017

En el minuto 2:23 del vídeo se puede ver cómo el alerón del Porsche 911 GT3 Will Hardeman se desprende (posiblemente dañado por algún pequeño golpe anterior) y el piloto pierde totalmente el control del vehículo.

Una buena demostración de la utilidad de este accesorio que, mucho más allá de la “estética deportiva”, utiliza la fuerza del aire para “pegar” la parte posterior del coche al suelo ejerciendo varios cientos de kilos de fuerza vertical sobre el eje que transmite la potencia al suelo cuando circula a alta velocidad. Vía Blackflag.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 8 de Mayo de 2017

«Un regalo para mi yo borracho» que se pone en marcha cuando Chris Reinacher entra por la puerta con algunas copas de más. Incluye el envío de mensajes de disculpas por lo que haya podido pasar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Mayo de 2017

El tú la llevas tiene tantos nombres como patios de recreo y calles hay en el mundo; es el más básico y famoso juego de persecución «de toda la vida»… Pilla-pilla, «la pochas», policías y ladrones, rescate… Hay variantes que no necesitan complementos y otras que se juegan con pistolas, dardos de plástico o el famoso Laser Tag que sería algo así como la versión futurista.

El caso es que me encontré este vídeo de la final del Campeonato Mundial de «Tú la llevas», algo que parece ser el juego llevado a su máxima expresión competitiva, una especie de parkour supervitaminado. Según parece hay rondas de 10 o 20 segundos y los participantes se alternan en pillar y ser pillados.

Este otro vídeo es una especie de promo de la competición, donde también hay una variante por equipos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Mayo de 2017

Coste: literalmente cero. Resultado: más que aceptable.

Y es que a falta de dron para grabar espectaculares selfies a cámara lenta en las clásicas secuencias de esquí y snowboarding bueno es lanzar la GoPro al aire repetidas veces hasta que salta alguna toma bien.

Paciencia y nieve blandita, eso es todo lo que hace falta.

Metida en su resistente carcasa normalmente la cámara resistirá bien el impacto contra la nieve. Pero si eso falla y casca… Pasarás a ser pobre, sin dron para selfies y sin GoPro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear