Por @Alvy — 3 de Agosto de 2015

¿Hubiera imaginado el creador de Pokémon, uno de los videojuegos de rol más populares de la historia, que el pequeño Pikachu acabaría recorriendo las calles de Yokohama y bailando de forma sincronizada con decenas de clones que animan al público a imitarlo? Pues ahí está. Es como el baile de los pajaritos pero a lo bestia, en versión japonesa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear