Por @Alvy — 18 de Septiembre de 2014

Pablo es un ourensano que está trabajando en Kenya y sigue nuestro blog. Nos hizo llegar una foto que le pareció «curiosa», así como altamente WTF, sobre una iglesia que encontró en Nairobi:

Transformer’s Chapel

Y añadió:

No he entrado, no me he atrevido… ¡No vaya a ser que me transformen!

Lo cual no puede sino recordarnos el famoso monólogo de Elías en Clerks II:

Resulta que unos coches y unos camiones que se convierten en robots no son algo tan blasfemo… Porque mi pastor dice que las máquinas pueden convertirse en otras máquinas y no es una ofensa a Dios (…) Verás, en el campamento de la Biblia dibujamos un organigrama en el que dibujamos, no sé, de algún modo, probaba, o no se qué, que, que, vale… Verás… dado que Dios creó al hombre, y el hombre creó a los Tranformers… Los transformers son como un obsequio de Dios, ¿no lo ves Randall? (…) Di lo que quieras sobre Jesucristo, pero no te metas con los transformers.

¡Ahora todo encaja!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear