Por @Wicho — 28 de Agosto de 2010

Se ve que aquello de ser el acólito preferido del emperador y su brazo ejecutor ya no es lo que era…

Bar Veider

(Álvaro se encontró el Bar Veider en Barcelona).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear