Por Nacho Palou — 15 de Febrero de 2017

Trasladando las características de una araña a un hombre, de una forma algo más “estricta”, el Spider-Man resultante es algo menos glamuroso que el que tenemos costumbre de ver en cómics y películas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear