Por Nacho Palou — 12 de Diciembre de 2016

Ni figuras de caniches, ni espadas, ni jirafas: el artista de globos Mark Verge utiliza la globoflexia para hacer cosas más interesantes, como este T-Rex a tamaño real (mide 3,6 metros de alto y 13 metros de largo) construido con más de 1400 globos marrones y después de cientos de horas de trabajo, «aunque el T-Rex sólo existió un par de días antes de extinguirse».

Por si te lo estás preguntando: no, no hinchó todos esos globos soplando.


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear