Por Nacho Palou — 16 de Agosto de 2016

3533146556 c3ae3f1340 z

Un «sistema de reconocimiento por imagen para zurullos» es algo en lo que trabajan ingenieros de la compañía que fabrica los Roomba, el robot-aspirador más conocido.

El motivo está en el cacaos que lían sus robots cuando uno de ellos se lleva por delante las heces dejadas en el suelo por algún animal doméstico.

Los desechos se pegan a las ruedas y a los cepillos del robot, el cual sin saberlo los extiende con precisión por toda la casa. «Había caca por toda la casa, en todos los rincones, en las patas de lo muebles, en la alfombras, en toda superficie posible; cualquier cosa que estaba cerca del suelo acabó pringado», explica un usuario en The Guardian; «como si el mismo Jackson Pollock hubiera pintado en el suelo con caca», explica otro.

Fotografía: Roomba long exposure (cc) Chris Bartle.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear