Por @Alvy — 9 de Enero de 2009

Lo que se da, no se quita… incluyendo el riñón que donaste, aunque luego te quieras divorciar de la mujer que lo recibió y aunque te haya puesto los cuernos con el fisioterapeuta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear