Por @Alvy — 17 de Junio de 2020

Ser astronauta es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo. Eso sí, también tiene sus momentos divertidos, como puede verse en este viejo vídeo de la NASA y la NPR (la televisión pública estadounidense) en el que algunos astronautas comentan escenas cotidianas de «allá arriba». Son de algunas de las misiones STS a STS-51F de los transbordadores espaciales, en los años 80.

El título podría ser también La vida de los astronautas en caída libre, porque lo más divertido es sin duda todo lo que ocurre por la ingravidez. «Con el tiempo te acostumbras y lo que es abajo puede ser arriba, y al revés», dicen al final. También puede verse cómo de complicado es comer (espacialmente líquidos sin pajita o plátanos lanzados cual jabalinas), las posturas raras a dormir y algunos experimentos divertidos y un poco WTF con juguetes tales como:

  • Un avioncito de papel. ¿Volará? ¿No volará? Resulta que su vuelo es mucho más grácil que en la Tierra, aunque si no recibe impulso básicamente es arrastrado por las corrientes de aire del interior de la nave/estación espacial y puede hacer «giros antinaturales» que no veríamos aquí abajo.
  • Un yo-yó. Dicen el astronauta que los físicos con los que hablaron ni siquiera estaban muy seguros de si un yo-yó funcionaría en caída ingravidez; el hecho es que funciona y además dicen que sumamente bien.
  • Un slinky (muelle gigante). Lasx ondulaciones que se producen son un poco diferentes al faltar el efecto «hacia abajo» de la gravedad terrestre.

En la primera escena por cierto bromean con que uno de los astronautas era «una gran personalidad, pero de pequeño tamaño» y que cuando no tenía trabajo que hacer lo guardaban en un cajón. El hombre desde luego debe ser resulta bastante flexible para estar ahí metido.

Relacionado: