Por @Alvy — 17 de Agosto de 2019

Jan Erichsen –este tío con un pepino «atravesándole» la cabeza– se entretiene creando artilugios complejos para hacer algo tan aparentemente simple como pinchar globos.

Los montajes incluyen todo tipo de pinchos, cuchillos, agujas y otros chismes punzantes. El resultado es siempre un gran ¡bang! O varios, porque algunos montajes tienen mayor capacidad de destrucción. Mi favorito: el explotador de perritos inflables hechos con globos. ¡Que angustia, por Dios!

Es un poco como las máquinas de Rube Goldberg pero aplicadas a la destrucción a baja escala. Baja tecnología de destrucción al por menor, vamos.

(Vía Colossal.)