Por @Alvy — 31 de Mayo de 2020

Como en otros parques de atracciones, en el Parque Walibi holandés hay que mantener las atracciones funcionando de vez en cuando incluso en época de confinamiento: de este modo se comprueba que funcionan, están correctamente engrasadas y todo va bien. Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo.

Eso sí, a falta de gente con las que hacer las pruebas se les ocurrió montar a estos 22 ositos gigantes de peluche y grabarlos con una cámara plena «diversión». Lo que no sabemos es la validez ingenieril de la prueba, porque no parecen pensar tanto como una persona. Pero, divertirse, se divirten igual.