Por @Alvy — 22 de Enero de 2020

Esta atracción acuática se llama Aquaspinner y es un gigantesco tobogán giratorio instalado en Aquapark Reda cerca de Gdańsk (Polonia). Toda una rareza para los amantes de las emociones raras y deslizantes. Tiene pinta de divertida, aunque la irónicamente los que aparecen montando en la atracción resultan un tanto… inexpresivos, por decir algo.

En la atracción pueden montar hasta 4 personas a la vez en unos botes especiales. La ruda no deja de dar vueltas, a ritmo de 2 vueltas por minuto (al principio del vídeo aparece «acelerada a cámara rápida», ojo). Eso tampoco es que sea una velocidad de vértigo, pero al menos es suficiente para enviar las barcas de un lado a otro y que no quede demasiado claro dónde está arriba y dónde está abajo. El truco debe ser que dónde esté el agua = abajo.

Tiene unos 190 metros de recorrido en total, que dura 1 minuto 50 segundos. Quizá lo más entretenido sea que según las zonas por las que va el tobogán hay distintos colores e iluminación, incluyendo una zona relativamente oscura. Dice el autor del vídeo, publicado en Tuberides, que es «más divertido de lo que parece», y «una experiencia única y totalmente diferente de otras atracciones acuáticas». La próxima vez que grite un poco o algo. O que enchufen el tobogán a cámara rápida.