Por @Alvy — 28 de Junio de 2016

La bicicleta que anda es un extraño invento de Carv, una empresa de diseño. Se diría que es bastante retro e incluso inapropiado pretender que una bicicleta con patas se mueva como si tuviera ruedas, pero oye, más o menos lo han conseguido.

Dicen que se han pasado 8 meses trabajando 3 horas al día para crear unas 400 piezas a medida y que finalmente el chisme funcionara, tras pruebas con impresoras 3D para asegurarse de que todo era correcto. Nuestro respeto por conseguir haber conseguido lo inconcebible.