Por @Alvy — 16 de Diciembre de 2019

¡E un mondo difficile!

Esta Roomba desesperada de la dura vida y el ingrato trabajo de limpieza diaria sin fin intenta asfixiarse con una bolsa de plástico para acabar tirándose por la escalera. Increíblemente el gato de la casa anda por ahí sin enterarse de que algo terrible estaba a punto de suceder.

Sólo cuando la pequeña robotita aspiradora se ha reunido ya –por piezas– con el Dios de la biomecánica el gato armando un pitostio de ruidos el gato se asoma a mirar qué demonios es lo que ha ocurrido.

(Vía Laughing Squid.)