Por @Alvy — 7 de Diciembre de 2007

Un paisa hacía Coca-Cola cuenta la extraña y WTFquiana historia de un tipo que se dedicaba a falsificar Coca-Cola en Medellín, Colombia.

Tenía en su poder cerca de 300 Coca–Colas de 2 litros y medio y unas 200 unidades de 600 ml. perfectamente empacadas y selladas, listas para su comercialización.

No lo explican demasiado bien, pero está claro que encontró la fórmula de la chispa de la vida.

(¡Gracias, Mauricio!)