Por @Alvy — 13 de Noviembre de 2018

La siempre divertida gente de Improv Everywhere tomaron al asalto unos viejos y destartalados teléfonos públicos de la Sexta Avenida de Manhattan y los adaptaron con una manita de pintura y cuatro gadgets para convertirlas en vistosos espacios de coworking. Total, si ya nadie usa esa decrépita tecnología, ¿por qué no aprovechar el espacio?

Los alquilamos por 300 dólares al mes, 500 por los dos puestos. Tienen wifi y el código de los cuartos de baño del Starbucks de la esquina, con quienes estamos asociados.

Como se ve en el vídeo las reacciones fueron muy variadas: desde gente a la que le encantaba y se animaba a probar a ver cómo funcionaba a quienes se alejan pensando que seguramente estarían tan sucios como las cabinas de teléfonos originales. Desde luego no es un cambio que sea imposible en las próximas décadas, visto cómo andan los precios del alquiler.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear