Por @Alvy — 15 de Diciembre de 2009

Un aviso es un aviso, pero si ya dan tantos detalles explícitos, incluso asusta un poco:

¡Ñiki, ñiki, ñiki, ñiki, ñiki!

Carlos y Ramón se lo encontraron en Bembrive, a las afueras de Vigo (¡gracias por enviar la foto!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear