Por @Alvy — 13 de Noviembre de 2019

Un señor ve a un perro jugando con un Gran Maestro de ajedrez. Asombrado exclama: «¡Madre mía! ¡Un perro tan inteligente que ha aprendido a jugar al ajedrez!» A lo que el Gran Maestro responde: «Sí, pero no se crea que es tan listo: sólo me gana dos de cada cinco partidas».

La siempre divertida gente de Studio C tiene este sketch sobre el famoso experimento científico de los monos encerrados en una habitación con máquinas de escribir. La cosa es una variante del teorema del mono infinito que dio a conocer el matemático Émile Borel en 1913, pero el final es un tanto… distinto y divertido.

A mi siempre me hace una gracia tremenda la gente disfrazada de mono realista, a lo 2001 o Planeta de los simios, así que sumado a una buena historia son cinco minutos de sketch bastante graciosos. No tanto como la mona chita explicando las diferencias genéticas entre simios y humanos, pero casi.