Por Nacho Palou — 8 de Febrero de 2016

La películas dobladas al español no terminarían nunca porque los títulos traducidos normalmente tienen tan poco que ver que ni se mencionan en la propia película.