Por @Alvy — 18 de Mayo de 2016

Esto es lo que sucede cuando el viento alcanza velocidades un tanto hostiles: 175 km/h sin ir más lejos. Los protagonistas prácticamente «salen volando» en el que fue un día ventoso en el observatorio del Monte Washington en New Hampshire (Estados Unidos).