Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2017

Este curioso invento llamado Makey Makey en forma de kit permite conectar objetos cotidianos al ordenador: se puede hacer que un plátano sirva para pulsar una tecla (o varios plátanos hagan de piano) o que trozos de plastilina actúen como un joystick para controlar juegos. Las posibilidades son tan absurdas como divertidas.

El kit se conecta mediante USB al ordenador y parece suficientemente seguro hasta para que jueguen los niños con él. Un poco carillo sí resulta (50 euros), pero seguramente merece la pena por sus infinitas posibilidades.