Por Nacho Palou — 7 de Agosto de 2016

Esta motocicleta disfrazada de Speeder bike de Star Wars es obra de un grupo de voluntarios de Vintage Works.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 2 de Agosto de 2016

Disecar animales de compañía muertos es más viejo que las pirámides. Convertirlos en drones ya es más reciente,

En 2012 Bart Jansen decidió convertir en un dron a su gato Orville. El gato había muerto atropellado por un coche. Jansen se asoció con un ingeniero, Arjen Beltman, para llevar a cabo el proyecto. Después vinieron otros proyectos, incluyendo un avestruzcóptero que vuela.

Bart convierte en animalcópteros sólo aquellos bichos que encuentra en las cunetas, que ya están muertos. «En principio cualquiera que tenga un animal muerto puede venir a nosotros y lo haremos volar», explica su socio Arjen.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 25 de Julio de 2016

El humor negro de Flashgitz nos deja un curioso punto de vista del universo Pokémon Go: el de los pobres pokémones¹ escondidos a los que hordas sin piedad buscan para lanzarles bolas y capturarlos sin remisión. ¡Ayyy! Es un poco cruel. Lo llaman el Pokecausto (!)

_____
¹ Según parece el plural de «Pokémon» ya se ha lexicalizado: el nombre propio sigue siendo en mayúsculas (Pokémon) pero como nombre genérico se puede utilizar correctamente pokemon para el singular («he capturado un pokemon») y pokémones para el plural («la playa está llena de pokémones»). Así lo explica la Fundación del Español Urgente (Fundeu).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Julio de 2016

Dos longboards eléctricos + musiquilla pokénera pegadiza y ya está listo un divertido vídeo protagonizado por el ínclito Casey Neistat y el mismísimo Pikachu (su amigo Shawn). Que al menos al ir disfrazado con material blandito no sufre tanto con los guarrazos que le pegan, como podría parecer.

Aquí también el Making of.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 20 de Julio de 2016

No sé si Clinically Insane Max resulta más hilarante por la falta de recursos o por el reconocido apaño británico ante la falta de recursos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear