Por @Alvy — 25 de Julio de 2016

El humor negro de Flashgitz nos deja un curioso punto de vista del universo Pokémon Go: el de los pobres pokémones¹ escondidos a los que hordas sin piedad buscan para lanzarles bolas y capturarlos sin remisión. ¡Ayyy! Es un poco cruel. Lo llaman el Pokecausto (!)

_____
¹ Según parece el plural de «Pokémon» ya se ha lexicalizado: el nombre propio sigue siendo en mayúsculas (Pokémon) pero como nombre genérico se puede utilizar correctamente pokemon para el singular («he capturado un pokemon») y pokémones para el plural («la playa está llena de pokémones»). Así lo explica la Fundación del Español Urgente (Fundeu).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Julio de 2016

Dos longboards eléctricos + musiquilla pokénera pegadiza y ya está listo un divertido vídeo protagonizado por el ínclito Casey Neistat y el mismísimo Pikachu (su amigo Shawn). Que al menos al ir disfrazado con material blandito no sufre tanto con los guarrazos que le pegan, como podría parecer.

Aquí también el Making of.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 20 de Julio de 2016

No sé si Clinically Insane Max resulta más hilarante por la falta de recursos o por el reconocido apaño británico ante la falta de recursos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 11 de Julio de 2016

Cinco años después de la Marcha imperial para duo de disqueteras y microcontrolador, Paweł Zadrożniak vuelve con The Floppotron, añadiendo más hardware obsoleto: ochos discos duros, un par de escáneres y 64 disqueteras para... bueno, para hace básicamente lo mismo: interpretar la Marcha imperial y añadir algunas canciones más a su repertorio, como Smells Like Nerd Spirit de Nirvana.

En Return of the Floppies Paweł explica el funcionamiento —ahora bastante más complejo— y la configuración técnica que hace funcionar The Floppotron.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 4 de Julio de 2016

Por unos 800 euros la compañía Drive-a-Tank de Minnesota, en EE UU, te deja «jugar a las guerras» disparando armas de verdad y conduciendo un tanque de 60 toneladas que puedes utilizar para aplastar un coche — o dos coches a la vez o incluso atravesar una casa, es todo cuestión de presupuesto.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear