Por @Alvy — 20 de Septiembre de 2017

El ser humano tiene esas grandezas: desarrollar ciencia, ingeniería y tecnología capaz de cosas increíbles para los usos más burdos posibles. Y no estamos hablando solo del palo selfie o de los cáctus anti-radiaciones. Aquí nos enfrentamos cara a cara con el poder de lo sobrenatural y divino.

Se trata de un brazo robótico desarrollado por Patil Automation, desarrollado por una empresa india. El brazo es capaz de realizar un complejo ritual robótico con velas delante de un dios hindú. No sabemos para qué sirve ese ritual, si es para dar buena suerte, para pedir cosas o para agradecer la buena salud. La cuestión es… ¿Funciona para la persona propietaria del robot? ¿O para quien haya fabricado el robot? ¿O para el propio brazo robótico?

Son cuestiones filosóficas que se nos escapas, pero si empiezas a ver robots en los confesionarios, repartiendo hostias o rezando el rosario no te asombres. Parece que es parte del natural avance tecnológico del homo sapiens.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 16 de Septiembre de 2017

Lo peor de todo esto es que creo que tengo más probabilidades de entender la versión doblada al modemés que la original.

(Vía Inma Esparza).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 4 de Septiembre de 2017

Existe cierto debate sobre si es He-Man realmente, o si es el príncipe Valiente con esteroides.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Agosto de 2017

Aunque parece una versión cómica o de dibujos animados de la mítica furgo de Volkswagen, en realidad este vehículo personalizado con aspecto de haber salido de un cómic, construida por Ron Berry, es un vehículo “de verdad”, que circula; un modelo de 1965 de formas extremas pero de proporcionas correctas inspirado en sus propias caricaturas y modificado con todo detalle.

Vía Laughing Squid.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 14 de Agosto de 2017

Es obra de Phil Berge y aunque es menos sofisticado que este tatuaje con movimiento de André Zechmann resulta bastante divertido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear