Por Nacho Palou — 21 de Septiembre de 2017

Wolverine steak knife holder

El cuchillero Lobezno es formalmente reconocido como “el más peligroso del mundo”. Fabricado con impresión 3D este cuchillero mantiene las hojas de los cuchillos expuestas y hacia arriba haciendo las veces de garras de Lobezno.

Por supuesto que, avisa el vendedor, “una vez adquirido el comprador asume toda la responsabilidad sobre los daños que pueda causar.”

Vía Geekologie.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Septiembre de 2017

Star trek tos dead red fb sublimated t shirt 9

En Stylin Online venden estas Camisas Rojas Chamuscadas de Star Trek: la serie original, una prenda muy apropiada para disfrazarse de redshirt. Término con el que son más conocidos los oficiales de seguridad e ingenieros de Star Trek que acaban refritos – especialmente en la serie original.

Aparecer en la pantalla al comienzo del episodio enfundado en una camisa roja significaba una muerte segura; los guionistas eran implacables con ellos. La mayor parte de los actores que los encarnaron pasaron sin pena ni gloria hasta que recibían un disparo de fáser, un mordisco de alienígena o eran convertidos en polvo o algo peor. Además hablaban poco porque según los convenios con el gremio de actores: «actor que no habla cobra menos».

El hecho cierto es que 43 de los 59 miembros de la tripulación que mueren en la serie (el 73%) eran camisas rojas. Esto no tardó en hacerse notar y pronto fue homenajeado en otras series de la saga y en infinidad de películas de ciencia ficción y de otro tipo. Una de las ocasionesx más divertidas fue sin duda en Galaxy Quest (Héroes fuera de órbita) que es un universo medio real medio de ficción a lo Star Trek, donde uno de los personajes se aterroriza al creer que va a morir por el simple hecho de haber llevado uniforme rojo durante un rodaje.

(Vía Boing Boing.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Septiembre de 2017

Afeitarse con el iPhone ya es posible con este gadget

Esta afeitadora con conector Lightning para iPhone sólo podría haber salido de las entrañas de Akihabara, donde todo gadget electrónico es posible.

Según cuenta el traductor el chisme es tan simple que no tiene ni botón de encendido: al enchufarlo al conector Lightning del terminal se pone directamente en marcha - y me imagino que funde la batería rápido, así que mejor no pasarse. Es ligero y pesa solo 21 gramos, de modo que igual no es buena idea usarlo para los grandes afeitados mañaneros sino mejor para retoques durante el día.

Un detalle que me pareció incómodo es que por la posición según te afeitas le caen todos los pelos a la pantalla del iPhone; podían haberlo diseñado con el conector al revés. Ahí tienen espacio para una mejora. Pero, la verdad, por 980 yenes -que equivalen más o menos a unos 7,50 euros al cambio actual- poco más se puede pedir.

(Vía TechSpot.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Septiembre de 2017

El cojín de tecla «Enter» gigante al que se pueden propinar puñetazos

Los de Geeks are Sexy encontraron en las profundidades de Amazon este cojín anti-estrés con forma de tecla «Enter». Sí, literalmente eso es lo que hace: ser un cojín y una tecla «Enter» a la vez.

Y la verdad, no sé qué es mejor: si que realmente funcione (lleva un cable USB como el del teclado) o que sirva para toda una variedad de situaciones: cuando el código no compila, cuando llega esa bronca injusta del jefe o cuando te matan al final de una misión a la que llevas jugando dos horas.

Lo venden en Amazon por 15 dólares, aunque por desgracia no lo envían a España. ¡Maldición! (punch)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 27 de Agosto de 2017

Maquina cachopos

Para que luego no digamos que los japoneses tienen las mejores máquinas y una superior tecnología en las máquinas con las que convivimos cada día.

Me encontré con esta máquina dispensadora de filetes, hamburguesas, cachopos, empandas, lomo, san jacobos y delicias en Becerril de la Sierra (Madrid), donde por unas monedas (entre 2 y 5 euros más o menos) puedes sacar directamente los apetecibles preparados de la máquina refrigerada – que por otro lado está completamente en la calle.

Dicen que además los productos son autóctonos, de una carnicería del pueblo, así que más frescos y locales imposible. Las vacas las ves pastar en los prados de las afueras. ¡Viva el progreso!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear