Por @Alvy — 9 de Febrero de 2015

Este auténtico zote debe ser de esos que dicen que «a él nadie le dice con qué puede o no puede conducir» y al hecho de circular por la carretera escocesa con auriculares (prohibido) se suma que además va usando el móvil (más que prohibido) y hasta un portátil (mega ultra prohibido) Triple WTF (!!!) con nota.

Por suerte un buen samaritano que pasaba por allí graba la escena con aplastante contundencia, le indica al conductor patán las tres cosas que está haciendo mal: esto, eso y aquello, con el pulgar arriba –señal universal de «muy bien, campeón»– y luego lo publica en YouTube, con la matrícula como título.

Desde luego el tipo no debía estar muy atento a la carretera… ni a los ciclistas, peatones y otros conductores, que es lo realmente importante. Y como sabemos y Nacho demostró empíricamente es casi imposible chatear y conducir a la vez sin que se convierta en una imprudencia supina. Pues multiplíquese por tres. Recuerda: #StopChatear al volante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear