Por Nacho Palou — 11 de Octubre de 2017

No acabo de entender muy bien esto, así que WTF: una pasarela con suelo de vidrio que en uno de sus tramos “parece” que se resquebraja al paso de los turistas.

Se trata de una pasarela situada a 1180 metros en un cortado de las montañas de Taihang, en China. Tiene 266 metros de longitud y una sección que dicen en TheNextWeb recrea el efecto de romperse cuando se pisa.

Según CGTN es “sólo por diversión”, para añadir “un extra a la experiencia” y al parecer de momento se queda en eso, en un buen susto. Porque desde luego no parece ese el mejor lugar para provocar una estampida y sembrar el pánico entre los visitantes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 9 de Octubre de 2017

La gente se empeña en inventar métodos raros de salvar el culo cuando se produce un incendio o algún tipo de desastre en lo alto de un rascacielos. Toboganes, paracaídas, cápsulas de salvamento… Hemos visto de todo y sin éxito hasta ahora. Este nuevo «sistema» –que la verdad no sabemos si es de verdad o de coña– va un paso más allá proponiendo una especie de tubo flexible por el que se desliza la gente hasta llegar al suelo con ayuda de la gravedad.

Supuestamente se puede controlar la velocidad de caída abriendo y cerrando los brazos y las piernas, lo cual hace variar la resistencia durante la caída. El material parece algo intermedio entre el látex de los preservativos y el pellejillo ese con el que se hacen las salchichas… lo cual resulta altamente inquietante, la verdad.

En el vídeo no se detallan los posibles problemas, como que el peso rompa el tubo, que se queme (si se trata de un incendio) o que se forme un atasco que deje a la gente colgada como chorizos a decenas de metros de altura. Quizá para un próximo capítulo.

Bonus: la música dramática y los muñecos animados en 3D, siempre tan tranquilos y atentos a las instrucciones de uso.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 18 de Septiembre de 2017

21731353 1666790616706082 3852049451580582865 n

Según recoge People's Daily en la población china de Xilinshui, en la provincia de Hebei, existe un parque que visto desde el aire (en Google Maps, no parece salir todavía) es un código QR gigante, de unos 50.000 metros cuadrados, formado por 130.000 árboles de enebro chinos.

Es menos funcional que el parque solar con forma de oso panda, pero según Mashable al escanear con ell móvil el código QR arbóreo (más bien, la fotograffía) se abre el perfil en WeChat de la oficina de turismo de la Xilinshui.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 10 de Septiembre de 2017

Este vídeo es un recopilatorio de los coches más espectaculares, raros y estrambóticos que se han visto rodar por el mítico circuito alemán de Nürburgring a toda velocidad. Como dicen los de Auto Addiction, «cuando crees haberlo visto todo, algo más raro todavía aparece por la curva».

El coche que aparece en 02:48 es un coche fúnebre y para tranquilidad del personal no parece llevar ningún ataúd en la parte trasera pero, quién sabe, igual llevan cenizas o algo parecido. Como dicen en Black Flag, que es donde lo vi: «pensándolo bien, podría ser una buena oportunidad de negocio». Y es que con tanto aficionado a las carreras de velocidad seguro que habría alguno que pagaría por un último «viajecito» a 200 km por hora. Humor negro del bueno.

Aquí está el recopilatorio completo: Cosas extrañas en Nürburgring, Parte 1, Parte 2, Parte 3 y Parte 4. Y o he visto pasar desde furgonetas de reparto de DHL a autocares escolares, gente haciendo un calvo, escarabajos descapotables, vespas y campers de Volkswagen. Sólo he echado de menos el coche de los Cazafantasmas (porque la del Equipo A sale por ahí).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 1 de Septiembre de 2017

Einstein Relojes @ Becerril de la Sierra (CC) Alvy

La ubicación del observador puede provocar curiosos efectos sobre el espaciotiempo. En Becerril de la Sierra, por ejemplo, puedes estar en el mismo punto y que a la vez sean las 16:38 en un lado de una esquina y las 16:00 al otro lado de la misma esquina ¡Incluso en el mismo reloj!

Ya dijo Einstein que no era fácil entender lo relativo que resulta el tiempo, así que podemos tomar esta imagen comox una excelente demostración empírica.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear